No soy un acérrimo seguidor del automovilismo pero hay veces que una carrera puede volverse muy emocionante. Así sucedió en 1988 en General Roca cuando Juan María Traverso ganó una carrera de TC2000 adjudicándose luego el título. Dicha carrera no fue una más por las condiciones en las que se desarrollaron las últimas dos vueltas de la misma.


Creo que la una de las últimas frases del relator resume todo lo que pasa en esos tres minutos y medio que dura el video:

Que final por Dios! Si alguien hubiera previsto, si algún guionista hubiera preparado un libreto para que terminara con mayor tensión creo que no hubiera sido factible.

El auto que pilotaba el Flaco era una coupe Fuego de Renault y quien lo seguía muy de cerca y recibiendo toda la estela de humo en esas últimas vueltas de la carrera era Silvio Oltra.